PESCA SPINNING CADIZ

PESCA SPINNING BAHIA DE CADIZ

Es increíble lo que a veces cuesta levantarse, aunque sea para ir de pesca, la dura semana que ha pasado ha dejado mella y como podemos, alzamos el cuerpo para iniciar otra jornada, que con ilusión vamos a empezar, ya en el coche y con el compañero diego a bordo, nos dirigimos a Algeciras, ciudad que abre por su parte occidental, al estrecho de Gibraltar, dejando atrás las aguas de la bahía, es en la ballenera en la cual iniciamos nuestra jornada, antaño, lo usaban de lugar de despiece de las ballenas que deambulaban por el estrecho, y hoy en día, punto obligado para el pescador de spinning, aguas con muchas corrientes y de una profundidad considerable, en su seno, alberga un fondo de rocas y de innumerables especies aptas para nuestro fin, mas allá, mirando hacia el moro, nos encontramos con punta carnero, su faro vigía, es el primero en dar aviso a navegantes, a su paso por el estrecho, arrecifes de piedra, que dan fe, de que aquí empieza el parque natural del estrecho, con zonas prohibidas a la pesca, pero con otras que no, desde el agua, en barco, se prohíbe la pesca y el fondeo, a menos de una milla de la costa, a fin de preservar los fondos marinos. El parque natural, alberga muchos kilómetros de costa, mas allá, entramos en lo que denominan la costa, lugar apenas pisado por sus difíciles accesos, nada mas que tus pasos te han de llevar allí, preciosas formaciones de piedra caliza, se alzan sobre sus orillas y dentro del mar, incontables piedras que a modo de arrecifes, penetran en sus aguas varios centenares de metros, si miramos en perpendicular a la orilla, veremos en la lejanía, la torre vigía de Guadalmesi, emplazamiento árabe que data del siglo diecisiete, pero lo nuestro no es el turismo, si no la pesca, maravilloso emplazamiento, quizá, uno de los mejores sitios para poder lanzar los señuelos, pero como todo, tiene su pero, andar mucho.

Desde Guadalmesi, todo lo demás hasta llegar a tarifa es jota, caballo y rey, varias zonas militares evitan que sigamos costeando, y solo los mas conocedores del terreno, sabrán llegar a sitios mas profundos del parque, que sin lugar a dudas es un enclave maravilloso y aun sin destruir.

Dejando el parque atrás, llegamos a tarifa, que castillo, que playas, arenas finas, que aguas, que puerto y que isla, turística donde las halla, pero si logramos entrar en la isla sin demasiadas voces que la atosiguen, estaremos pescando en una zona privilegiada, abierta al estrecho, con muchas corrientes, y en sitio
obligado para depredadores, pero no siempre es así, las voces en forma de turismo, invade estos parajes y la pesca, salvo en horas concretas, es desgraciadamente escasa


LUGARES PESCA SPINNING CADIZ

Pegamos un salto a la muralla que separa la isla de la playa, y a unos pocos metros, nos encontramos con la playa de los lances, paisaje de cometas y de tablas de winsurf, en medio de una ensenada que recorre diez kilómetros de arena, esta el río jara, punto caliente entre tanta monotonía, a sus pies, el camping del río jara, y al final de la ensenada se encuentra valdebaqueros, donde la pesca, esta restringida, en su parte derecha, encontramos punta paloma, sucesión de calas pequeñas donde las aguas baten con el poniente, hasta llegar a Bolonia, ruinas romanas guardadas celosamente por el pueblo, payas mixtas de arena y piedra, rodean esta playa, guardada por la parte del este por punta paloma, y por el oeste por la punta Camarinal, que desde su faro, podremos observar una vista maravillosa del estrecho, monolitos de piedra que caen al mar, generando grandes profundidades en la punta del faro, lugar propicio pero realmente peligroso, pues a veces pescaremos en zonas bajas de acantilados muy expuestas por la erosión del mar, mas al oeste, la famosa playa de los alemanes con sus famosas anjovas, chovas para los amigos del sur, abrigada cala que entre el faro y el bunker, protegen del aire a sus frías y cristalinas aguas, seguimos caminando sobre piedras en el bunker hasta dar paso a la playa de zahara, esta, de muchos kilómetros, acaba en la ciudad de Bárbate, en la desembocadura que lleva su nombre, pero antes, hablaros de esa playa, la de zahara, donde el aire parece pulir su fina arena y se arma cuando llegas sin previo aviso, con escaso fondo y la monotonía de la arena, que a veces es irrumpida, por los saltos endiablados de las lubinas sureñas al comer.

Share
LA LUBINA LA REINA DEL MAR
Revista Pesca Spinning, Pesca Surfcasting, Pesca Carpfishing, Revista Señuelos Pesca